Está aquí: Inicio Noticias Cultura y fiestas El Ateneo La Vieja Imprenta rescata en una exposición folletos, programas de mano y cartelería del siglo pasado

El Ateneo La Vieja Imprenta rescata en una exposición folletos, programas de mano y cartelería del siglo pasado

El Ateneo la Vieja Imprenta acogerá, durante esta segunda parte de febrero, una exposición sorbe carteles, coletos, publicidad programas de mano que se corresponden con actos y eventos, culturales, musicales, festivos o deportivos que tuvieron lugar en la década de los 80 y 90 del siglo pasado, tanto de barrios de Hellín como pedanías.


Se trata de la herencia recibida, de alguna manera, por los integrantes de El Ateneo cuando, hace más de un año, alquilaron lo que fue, durante varias décadas, Imprenta Sánchez, ya que en su interior se encontraba material como el que ahora se exige ante el público que lo quiera volver a conocer, a partir de las 19.00 horas, y con una entrada en la que se pide la voluntad de los asistentes.
En las paredes de la Vieja Imprenta cuelgan carteles sobre eventos de todo tipo que se celebraron a finales del siglo pasado, programas de mano, folletos, varios ejemplares del periódico que se editaba en el negocio familiar de la calle Cuesta de los Caños, Hellín Comarcal, o publicidad de algunos negocios de la época.
Más actos
Es el primer paso de una exposición que, en el futuro, se podría ampliar, ya que también cuentan con recordatorios que se realizaron de las comuniones de la época, y hasta tarjetas de boda.
Ésta es una de las actividades que se ha programado, junto al Taller de Disfraces previsto este viernes, a partir de las 17.30 horas, para niños desde los siete años. La inscripción es de tres euros, con derecho al material para la elaboración del referido traje.
El 22 y 28 de febrero continuarán, a las 19.00 horas, las proyecciones cinematográficas y, entre medias, el 23 se ha programado el Cuentacuentos, “A qué sabes la luna”, previo donativo de dos euros.

Ejemplo 1

Sobre nosotros

La emisora municipal de Hellín nace la primera semana de marzo de 1.987, con el objeto de cubrir el vacío existente en el espectro radioeléctrico de la ciudad, pues desde que la anterior finalizó su actividad más de veinte años atrás, con motivo de la reconversión efectuada en la radiodifusión española, al tener que abandonar la Onda Media y pasar a Frecuencia Modulada las estaciones locales, los hellineros se quedaron sin poder disfrutar de este medio de comunicación, con el agravante de que, debido a la orografía del territorio, la oferta radiofónica procedente de otras localidades era bastante exigua.